Cómo usar el decapador sin sufrir riesgos

Cómo usar el decapador sin sufrir riesgos

El decapador es una herramienta muy eficiente y práctica si sabes usarla de forma adecuada. A continuación presentamos los mejores tips, consejos y recomendaciones para aprender cómo usar el decapador sin sufrir riesgos para realizar todo tipo de tareas de bricolaje de forma eficiente. Sigue leyendo para conocer las mejores recomendaciones para aprender cómo usar el decapador sin ningún tipo de riesgo.

Cómo usar el decapador sin sufrir riesgos

Primero que nada debes saber lo que es un decapador para poder usarlo cómodamente y valorar si es la herramienta que necesitas para las tareas en que piensas utilizarlo. Se denomina decapador térmico o pistola de calor a un tipo de herramienta especialmente práctica sobre todo para las tareas de bricolaje. Este tipo de herramienta suele utilizarse para eliminar las capas de óxido, de pintura y de barniz, entra otras. Si vas a usar el decapador en casa pasa hacer todo tipo de tareas es importante que tengas cuidado para poder usarlo sin sufrir ningún tipo de riesgo.

Este tipo de herramienta puede usarse también para estañar metales, para retirar pegatinas, para eliminar vinilos, para soldar cualquier tipo de tubería de plástico y para evitar que puedan deshilacharse algunas cuerdas o aflojarse cualquier tipo de tuerca que se encuentre oxidada. Si usamos un decapador a temperaturas bajas, como vemos en decapador.net, nos servirá para secar rápidamente todo tipo de pintura, para descongelar las tuberías de agua o para encerar, entre otras cosas.

El decapador funciona emitiendo un flujo de aire caliente que puede llegar a superar los 500 grados con lo que parece un secador por su funcionamiento y forma pero se debe tener mucho más cuidado con él porque es bastante más peligroso que un secador sin duda y puede llegar a producir lesiones irreversibles si no se utiliza con cuidado. Un decapador está formado por un control de temperatura y por la boquilla, aunque algunos modelos vienen también con diferentes boquillas para lograr canalizar el aire teniendo en cuenta el trabajo que vayamos a hacer.

Sin duda el método más interesante y recomendado por los profesionales para retirar la pintura de la madera o de las grandes superficies en las que haya varias capas de pintura es el decapador. Personalmente desaconsejamos utilizarlo con todo tipo de piezas pequeñas y delicadas como por ejemplo las incrustaciones, los marcos y cualquier tipo de trabajo de ebanistería.

Los expertos recomiendan que siempre que se vaya a usar un decapador se utilicen guantes, mascarilla, gafas y ropa de manga larga para evitar accidentes. Si te estás preguntando cómo se utiliza un decapador el primer paso siempre será conectar la pistola de calor. Es importante que te asegures de que tienes bastante movilidad para poder legar hacia todas las zonas de la superficie que quieres decapar. Te recomendamos esperar a que la pistola se caliente teniendo en cuenta el tiempo recomendado por el fabricante.

Después coge la pistola con tu mano no dominante y apunta con la parte caliente a la superficie que quieres decapar teniendo en cuenta también las necesidades recomendadas en las instrucciones por el fabricante.

Ves moviendo el decapador por toda la superficie mientras van apareciendo burbujas en la pintura y sientas que ésta se está derritiendo. Asimismo, con la mano contraria coge una espátula y, formando un ángulo de unos treinta grados con la misma superficie ves raspando la pintura. Ten siempre cuidado cuando uses un decapador también para no arañar en exceso la superficie que estés limpiando. Cuando termines apaga el decapador y por supuesto antes de guardarlo espera siempre a que se enfríe. Para retirar la pintura suelta te recomendamos usar una lana de acero y no te olvides de limpiar la superficie.

Compártelo en tu red social: